Trastornos de la personalidad sexual

Los trastornos sexuales descritos en el DSM-IV son los que derivan de una disociación entre el sexo anatómico de la persona y su percepción de la identidad sexual, o sea de la conciencia de “ser hombre” o “ser mujer”. Se describen tres modalidades sindrómicas: el trastorno de identidad sexual en la niñez, el tranxesualismo y el trastorno de identidad sexual en la adolescencia y en la vida adulta.
Fetichismo:
Según el manual de diagnóstico de los trastornos mentales (DSM-IV) el fetichismo se encuentra dentro de la categoría de parafílias, ubicada a su vez dentro de la categorización mayor de “Trastornos sexuales y de la identidad sexual”.
El Fetichismo se define como fantasías sexuales recurrentes y altamente excitantes, impulsos sexuales o comportamientos ligados al uso de objetos no animados (por ejemplo ropa interior femenina) durante un período no inferior a los seis meses. El manual indica que estas fantasías e impulsos sexuales provocan un malestar clínicamente significativo o un deterioro social, laboral o de otras áreas de la actividad del individuo. Diferencia también al fetichismo del fetichismo travestista (cuando se trata de que el individuo masculino se viste con ropas femeninas). También menciona como fetiches a los aparatos diseñados con el propósito de estimular los genitales como un vibrador).
La definición del DSM-IV lleva implícita la concepción clásica, pero otras lecturas permiten pensar que esa definición resulta bastante acotada. Es posible ver conductas fetichistas menos marcadas, o personas autodefinidas como fetichistas que no sufren de un malestar significativo al respecto. En los hechos casi todos los varones presentan alguna connotación fetichista, y desde una lectura un poco más extremada puede llegar a ubicarse como fetiche cualquier objeto o recorte de un objeto.
Vuyeurismo:
El voyeurismo es una conducta, que puede llegar a ser parafilica, caracterizada por la contemplación de personas desnudas o realizando algún tipo de actividad sexual con el objetivo de conseguir una excitación sexual. La actividad del voyeurista no implica ninguna actividad sexual posterior. Las prácticas voyeuristas pueden variar, pero su característica principal es la de que el voyeur, también llamado “mirón” o “brechero”, no interactúa directamente con el sujeto observado, quien permanece casi siempre ajeno a dicha observación.
El voyeur suele observar la situación desde lejos, bien mirando por una cerradura, por un resquicio, o utilizando medios técnicos como un espejo, una cámara, etc. La masturbación acompaña, a menudo, al acto voyeurista. El riesgo de ser descubierto actúa, a menudo, como un potenciador de la excitación. El voyeurismo se da, en mayor medida, en hombres, mayoritariamente heterosexuales, ya que es el hombre el que depende más del sentido de la vista para alcanzar la excitación sexual.

Sadomasoquismo:
Según el manual de diagnóstico de los trastornos mentales (DSM-IV) quedan diferenciados el sadismo y masoquismo, ubicando ambos dentro de la categoría de “Parafílias”, ubicada a su vez dentro de la categorización mayor de “Trastornos sexuales y de la identidad sexual”.
El masoquismo se define como fantasías sexuales recurrentes y altamente excitantes, impulsos sexuales o comportamientos que implican el hecho (real, no simulado) de ser humillado, pegado, atado o cualquier otra forma de sufrimiento.
El sadismo se define a su vez como fantasías sexuales recurrentes y altamente excitantes, impulsos sexuales o comportamientos que impliquen actos (reales, no simulados) en los que el sufrimiento psicológico o físico (incluyendo la humillación) de la víctima es sexualmente excitante para el individuo.
En ambos casos esta situación debe darse durante un período no inferior a los seis meses. El manual indica que estas fantasías e impulsos sexuales provocan un malestar clínicamente significativo o un deterioro social, laboral o de otras áreas de la actividad del individuo.

Triolismo:

Triolismo, es la parafilia de quien se exhiba al ver una pareja teniendo relaciones sexuales delante de él. Siendo una práctica común, de aquél hombre que le gusta ver como su mujer tiene relaciones sexuales con otro hombre delante de él.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s